ENCUENTRA TU MATCH PERFECTO

Sabemos que cada cuerpo es un mundo, así que a continuación te entregamos información respecto a puntos clave que te ayudarán a elegir la mejor copa o disco menstrual para ti.

Edad y embarazo:

Para la copa menstrual, si eres menor de 30 años y no has tenido nunca un parto vaginal, lo más probable es que te corresponda la talla pequeña o S. De lo contrario, si eres mayor de 30 o has tenido un parto vaginal será más aconsejable una talla más grande.

Lo anterior aplica para personas que no hayan tenido enfermedades importantes o que cuenten con una flexibilidad en las paredes vaginales características de su edad. En casos específicos como mujeres muy deportistas, que practiquen yoga o pilates y fortalezcan regularmente su piso pélvico, suele recomendarse que utilicen la talla S ya que cuentan con unas paredes vaginales fuertes capaces de sujetar una copa menstrual pequeña independientemente de la edad.

El disco menstrual se asienta en la base de su cuello uterino (y contra el hueso púbico para mantenerlo en su lugar) donde el tamaño es más universal por lo que una talla se adapta a la mayoría. Si estás comenzando con éste método de gestión menstrual se recomienda que utilices los de menor tamaño.

Flujo:

Esto no impacta la decisión del tamaño de la copa menstrual que debas usar pero sí la frecuencia con que te la cambies, por ejemplo si tu flujo es abundante y eres menor de 30 o no has tenido un parto vaginal se sigue recomendando la talla pequeña pero la solución en este caso será que te la cambies más a menudo.

El disco menstrual por su parte, suele tener una mayor capacidad que las distintas copas. 

Cérvix:

Dependiendo de la longitud de tu canal vaginal, algunas copas menstruales te serán más cómodas que otras, por eso es tán importante localizar y medir tu cérvix.

Para localizar tu cérvix:

  • Lava bien tus manos con agua y jabón
  • Inserta tu dedo índice con cuidado dentro de tu vagina
  • Sube hasta tocar con la punta del dedo un tejido más firme que el resto, ese sería tu cuello uterino o cérvix. Como dato, te cuento que se siente muy similar a tocar la punta de tu nariz.

Para medirlo:

  • Cérvix alto: Si has introducido todo el dedo antes de tocar el cérvix.
  • Cérvix medio: Si has introducido sólo dos falanges del dedo antes de tocar la superficie firme del cuello uterino.
  • Cérvix bajo: Sólo has introducido una falange para dar con él.

El cuello uterino varía de posición a lo largo del ciclo menstrual, por eso lo mejor es medirlo justo antes de tu menstruación o durante los primeros días del ciclo, cuando está en su punto más bajo.

Para CÉRVIX BAJO, te recomendamos evitar copas muy largas o con tiradores largos, la mejor elección serían las copas menstruales más cortas para que queden completamente dentro de la vagina y siga estando por debajo del cuello del útero.

Algunas copas tienen una forma más “cérvix friendly”, cuentan con una inclinación curva en el borde superior que permite que se asiente mejor en el canal vaginal lo que los hace ideal para quienes tienen un cuello uterino promedio o bajo.

Para CÉRVIX ALTO, si tienes un cuello uterino alto puedes utilizar tanto una copa larga como una corta, si eliges esta última la única diferencia es que tendrás que usar los músculos del suelo pélvico para empujarla hacia abajo cuando llegue el momento de extraerla.

El disco menstrual es apto para personas con cérvix alto o bajo pudiendo ser incluso mejor que las copas para aquellas que tienen el cuello del útero más corto de lo normal y por lo mismo sienten molestias con la copa porque el enganche inferior les sobresale.

Carrito de compra